Este tropiezo puso negros nubarrones sobre el cuadro nacional, pues está obligado

La Selección Femenil Sub 17 tuvo un mal arranque en el Mundial de la especialidad al caer 2-1 ante China, que supo capitalizar las opciones y las fallas de la escuadra nacional. Este tropiezo puso negros nubarrones sobre el cuadro nacional, pues está obligado a ganar sus siguientes encuentros. El Tricolor impuso condiciones en los primeros 45 minutos, y con mayor posesión de balón dictó el ritmo a seguir, solo que esto poco le ayudó en su objetivo. Al minuto 35 se presentó la mejor opción del cuadro mexicano, pero Maribel Flores dejó escapar la opción de hacer el primer gol al fallar un penal, estrellando su disparo en el travesaño. La falla desestabilizó emocionalmente al conjunto nacional, que perdió profundidad. En el complemento, China encontró un penal, que cobró de manera excelsa Qiao Ruiq para poner el 1-0 a favor del cuadro asiático al 49′. Esta fue la diferencia que marcó la tónica del partido, las asiáticas aprovecharon sus opciones y las verdes se diluyeron. A partir de ese momento, México sufrió para retomar el control, anímicamente tardó en levantarse y las jugadoras sucumbieron ante el juego de las asiáticas que aletargaron el ritmo. China se replegó y con ello complicó a las dirigidas por Ana Galindo, que por más ajustes que hizo no tuvo la claridad para abrir espacios y sacudirse la marca que impuso el rival. Fueron cinco cambios con los que intentó darle un nuevo rostro al Tri, pero el cuadro nacional padeció para hilvanar tres pases. China en cambio capitalizó una nueva falla de la zaga mexicana para anotar el 2-0 por conducto de Yu Xingyue al 90′. El Tri encontró el 2-1 por conducto de Katherine Guijarro en el primer desborde que tuvo al 92′. Las verdes mejoraron en el añadido, pero el tiempo ya no les alcanzó para ir por el empate. El próximo sábado el Tricolor se medirá a España, campeón defensor y uno de los favoritos para ir por el título.
Artículo Anterior Artículo Siguiente